Inicio Catamarca información Allanan una farmacia y encuentran cocaína, quimicos e irregularidades con ansioliticos

Allanan una farmacia y encuentran cocaína, quimicos e irregularidades con ansioliticos

Durante la mañana de ayer, en el marco de un amplio operativo antidrogas, personal
de Drogas Peligrosas y Gendarmería Nacional allanaron una “narcofarmacia” y otros
domicilios de la Capital, donde secuestraron cocaína, precursores químicos y gran
cantidad de ansiolíticos con recetas truchas.
Como consecuencia, el propietario del comercio de expendio de medicamentos,
identificado como Jorge Orlando Rosales (41), quedó detenido junto a Federico
Daniel Vega (23), alias “Oreja”, sospechosos de proveer estupefacientes a distintos
puntos de venta de narcomenudeo.
Según informaron fuentes policiales, los procedimientos iniciaron alrededor de las
8.40, luego de una ardua y minuciosa tarea investigativa iniciada por el Ministerio
Público Fiscal Federal, a cargo de Santos Reynoso, en la que participaron en forma
conjunta efectivos de la dirección Drogas Peligrosas de la policía de la provincia y
personal de la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales de la
Agrupación VIII Catamarca de Gendarmería Nacional.
Durante la investigación, que se extendió por espacio de varios meses, bajo las
directivas del Juzgado Federal, a cargo de Miguel Ángel Contreras, se materializaron
allanamientos simultáneos en una farmacia de la avenida Güemes Oeste al 600 y en
viviendas de la peatonal N° 22 del barrio Libertador II, en la calle N° 23 de Valle
Chico, en Caseros Norte al 500, en avenida Los Inmigrantes al 100 y en el barrio 80
Viviendas Sur.
En esos puntos, con colaboración de personal de la división de Operaciones
Especiales Kuntur, Escuadrón Núcleo Catamarca y comisarías Cuarta y Quinta, los
efectivos secuestraron gran cantidad de cajas de ansiolíticos y psicotrópicos,
documentación de interés para la causa, boletas, recetas, libros contables, de
balance de compra y venta y contralor de estupefacientes para farmacias, 100
gramos de cocaína de máxima pureza (conocida como “alita de mosca”), dos
teléfonos celulares de distintas marcas y modelos, elementos para fraccionar, una
balanza apta para pesar gramos y una importante suma de dinero en efectivo,
discriminada en billetes de distinta denominación.
De acuerdo a las fuentes consultadas, la pesquisa indicó a los investigadores que en
la farmacia allanada vendían y proveían gran calidad de ansiolíticos y psicotrópicos
que luego eran comercializados al menudeo en distintos sectores de la Capital, al
igual que precursores químicos que serían utilizados para el “estiramiento de drogas”.
Mientras, en los demás domicilios donde se materializaron las medidas judiciales se
comercializarían estupefacientes al menudeo y utilizando la modalidad delivery para
la distribución, teniendo en ambos casos entre sus clientes a jóvenes en total estado
de vulnerabilidad, a quienes les suministraban las drogas.
Finalmente, personal del ministerio de Salud de la Provincia llegó al lugar y luego de
labrar las actas de rigor procedió a la clausura de la farmacia.