Inicio Catamarca información Andalgalá: bombero continua en terapia intensiva

Andalgalá: bombero continua en terapia intensiva

El bombero y el brigadista que fueron alcanzados por el fuego en el incendio en el
paraje Rodeo de las Yeguas, en el distrito El Potrero, al norte del departamento
Andalgalá, permanecen internados en la terapia del hospital San Juan Bautista.
Las quemaduras que sufrieron en el cuerpo y el compromiso de las vías respiratorias
por la inhalación de humo obligan a que continúen recibiendo asistencia médica
hasta que sean estabilizados y se decida la continuidad del tratamiento.
El bombero voluntario Hernán Romero, oriundo de Andalgalá, es el que atraviesa el
cuadro más complicado. Según el último informe del nosocomio, se encuentra
inestable critico, con el 45 por ciento de superficie corporal quemada y el 30 por
ciento de las vías respiratorias. Recibe asistencia respiratoria mecánica y está
medicado para su estabilidad hemodinámica. Es el más grave de los dos afectados.
En el caso de Víctor Hugo Ramírez, integrante de la Brigada de Lucha contra
Incendios Forestales de la provincia, tiene el 36 por ciento del cuerpo afectado por
quemaduras, sobre todo en la cara y piernas, respira por sus propios medios y
presenta mejoras considerables en su cuadro clínico, pero aún está en observación,
ya que se debe aguardar la evolución en las primeras 72 horas.
El combate para sofocar el fuego en el distrito andalgalense fue suspendido en la
tarde del lunes por las considerables lesiones de los combatientes y para resguardar
a los bomberos y brigadistas que trabajan desde el pasado jueves en la zona. Las
condiciones climáticas, fuertes vientos a elevada altura y altas temperaturas generan
complicadas situaciones en la zona afectada por el incendio.
El fuego ya superó las 450 hectáreas afectadas y continúa arrasando con la
vegetación.
Sobre el estado de salud de los combatientes del fuego, Karina Toloza, del área de
Emergencias del hospital San Juan Bautista, señaló: “Uno de ellos está más grave,
tuvo quemaduras del 45 por ciento de superficie corporal, más quemaduras de la vía
aérea. Eso aumenta un 30 por ciento, o sea que tiene un 75 por ciento de quemadura
corporal. Está inestable, con drogas para poder mantenerlo hemodinámicamente,
está con asistencia respiratoria mecánica y todo lo necesario para tratar de
estabilizarlo. Lo vio la gente del área de Quemados y realizaron las curaciones
necesarias. El otro paciente, si bien está despierto, lúcido, tiene un 36 por ciento de
su cuerpo quemado. Pero ninguno de los dos está fuera de peligro, hay que esperar
por lo menos los primeros tres días para ver cómo evolucionan, porque ellos tienen
fuego directo e inhalación y hay que ver el compromiso de las vías respiratorias, que
generalmente es por la quemadura, y encima por la inhalación. Eso aumenta un
treinta por ciento más. El tema es que la quemadura avanza, el daño ya se hizo y
ahora lo que hay que ver es el daño que deja”.
La médica señaló que no es conveniente el traslado de los pacientes en el estado en
que se encuentran y el tiempo de atención que recibieron, ya que son las horas más
importantes.