Inicio Generales Falleció Elías Morales, el padre de María Soledad

Falleció Elías Morales, el padre de María Soledad

elias_morales, maria soledad morales
elias_morales, maria soledad morales

A los 71 años, víctima de un ACV –el segundo sufrido en 4 años- falleció ayer alrededor de las 14.30 Elías Francisco Morales, conocido a nivel nacional como «el papá de María Soledad”, la estudiante chacarera asesinada el 8 de setiembre de 1990, hecho que marcó un antes y un después a la hora de reclamar justicia en la historia argentina.

Morales se encontraba internado en una clínica céntrica de la Capital desde hacía varios días, luego de soportar otro accidente cerebrovascular. El primero le había dado el 20 de julio del 2012, Día del Amigo, y desde entonces su salud transitó un camino de dificultades. Se había jubilado en 1995 como trabajador de Vialidad Provincial.

 

Casado con Ada Rizzardo y chacarero de ley, Morales supo destacarse en sus años jóvenes como un defensor de clase luciendo los colores de Villa Dolores. Como socio del Ateneo Mariano Moreno, prestigiosa entidad de Valle Viejo, su figura, cuya calvicie sobresalía, fue ligada de manera innegable a un tiempo de largas partidas de truco y las picadas de milanesa los fines de semana junto a un grupo de inseparables amigos, entre los que se encontraban don Primo Antonio Prevedello, Julio Isí y «El Negro” Chávez.

Ahí también Elías demostraba sus habilidades en el juego de cartas, hasta que la muerte ligó las mejores y le asestó el «quiero” final.

 

Fue padre de siete hijos: las mellizas Ana Lía y Ana Claudia, Ada
María, María Belén, Elías Ariel, Agustín Luis y la recordada María Soledad. Justamente sobre la niña asesinada en 1990, su mamá Ada la recordó de la siguiente manera ayer ante El Esquipu.com: «Elías trabajaba en los campamentos viales por todo el interior de la provincia y siempre llevaba a los chicos a conocer esos lugares, a los que también iba Sole. Y hoy, cerca de las dos de la tarde, les dije a mis hijos que, así como Elías la llevó para que conociera los campamentos viales, María Soledad lo va a llevar a conocer el campamento de Dios. Murió a los pocos minutos”, confesó entre lágrimas Ada Rizzardo.

Ha muerto Elías Francisco Morales. El hombre al que un día le arrebataron a una hija con crueldad y horror. El mismo que convivió durante casi 26 años con el dolor y el recuerdo imborrable de haber sido él quien tuvo que reconocer el cadáver de María Soledad cuando era prácticamente irreconocible, el lunes 10 de septiembre de 1990. Un abrazo solidario para toda su familia.

elias_morales, maria soledad morales
elias_morales, maria soledad morales

De su hijo Ariel

Al conocerse el fallecimiento de Elías Morales, su hijo Ariel, atravesado por el dolor, en declaraciones a radio Valle Viejo, dijo: «Había que esperar que Dios decida llevarlo”.
Según comentó, Elías había sufrido dos AVC que complicaron su salud y hasta le produjeron dificultades en el habla.

El velatorio se realiza en una sala ubicada en la calle Facundo Quiroga de la ciudad de San Isidro.

Pelloni: «Reclamó y luchó mucho”

En horas de la tarde la Hermana Marta Pelloni, quien fue una de las personas que más acompañó a la familia Morales durante el proceso y las marchas del silencio tras el asesinato de María Soledad, realizó declaraciones a la prensa sobre el fallecimiento de Elías.
«Esta mañana hablé con Ada y me contó lo mal que estaba. ‘Que Dios disponga de él’, me había dicho”, dijo la Hermana. «A Elías hay que recordarlo como un hombre que luchó incansablemente por justicia para su hija”, fueron las primeras frases que la religiosa dijo a radio Valle Viejo desde Corrientes.
Al referirse a Elías Morales, señaló: «Era de poco hablar, pero reclamó y luchó mucho. Su forma de ser manifestaba que toda la procesión iba por dentro. Él y Ada han sido parte importante de mi vida. Era un hombre afectuoso, siempre tendré el mejor recuerdo de él”.
Por último, Pelloni se refirió al asesinato de María Soledad. «No tuvo justicia por los encubrimientos. Sólo apresaron a unos cuantos que participaron. A los culpables que no cayeron en el juicio y que fueron participes, la justicia se las dará Dios”.