“Las inmunidades parlamentarias (conocidas como fueros) no pueden ser el
paraguas protector de aquellos que cometen delitos, ni para evitar que todo el
peso de la justicia recaiga sobre quienes violentan la ley penal”. Así sintetiza la
presidenta de la Cámara de Diputados, Cecilia Guerrero (Frente de Todos), el
objetivo que persigue un proyecto que presentó. En el fondo, la iniciativa en
cuestión apunta a que legisladores o funcionarios y magistrados del poder judicial
eviten apelar a los fueros para congelar una investigación penal. A la vez, propone
plazos en la Cámaras legislativas en el caso de que exista un pedido de
desafuero.
En el proyecto, la diputada oficialista distingue que los fueros están divididos en
inmunidades de opinión por una parte y de arresto por la otra. En este orden de
ideas, señala que “la practica parlamentaria, lamentablemente ha desnaturalizado
el verdadero sentido de las inmunidades parlamentarias, hasta transformarlas en
un arbitrario valladar para impedir la acción de la justicia penal”. En este orden de
ideas, Guerrero reseña que el Código de Procedimientos Penales local contiene
normas jurídico-procesales “que directamente impiden la acción de la justicia
contra la persona de un legislador, magistrado o funcionario sometido a juicio
político”. Incluso señala que “extiende arbitrariamente tales inmunidades a
supuestos no contemplados constitucionalmente, como el caso de funcionarios o
magistrados judiciales sometidos al Jurado de Enjuiciamiento, obligando al Juez
de Control de Garantías a efectuar una investigación sumaria previa, que no
vulnere la inmunidad del imputado, y que solo cuando encontrare mérito suficiente
para el juzgamiento, recién podrá solicitar el desafuero o allanamiento de la
inmunidad”.
De esta forma, observa que el Código Procesal Penal “no permite siquiera el
llamado a indagatoria, con lo cual somete a los procesos judiciales en los que se
encuentre imputado un legislador, un magistrado o un funcionario, a la
imposibilidad de ser llevados adelante, sin practicar ningún acto, si no media antes
el desafuero del legislador, la destitución del magistrado o la remoción de aquel
sometido a jurado de enjuiciamiento”.
Así las cosas, Guerrero propone que tanto las inmunidades de opinión como las
de arresto “en ningún caso podrán ser entendidas, invocadas, opuestas ni
utilizadas para permitir que un legislador provincial, magistrado o funcionario
público eluda la acción de la justicia en causa criminal por delitos comunes”. Es
decir, que los fueros no serán utilizados para “impedir, entorpecer, paralizar,
suspender o dilatar el inicio o tramitación de la investigación penal preparatoria, la
elevación de la causa a juicio, ni la tramitación y culminación del juicio”.
También contempla que “el llamado a indagatoria ni su celebración, no se
consideran medidas restrictivas de la libertad”. Además, propone que ante un
pedido de desafuero, la Comisión que lo trate “deberá emitir despacho en un plazo
no mayor de treinta días” y tratar el mismo, dentro de los 60 días “exista o no
despacho de Comisión”.

Anabela Soria, Periodista, nacida en Frias, Santiago del Estero el 15 de abril de 1974, comenzó sus estudios de Licenciatura en Periodismo y Comunicación, en la Universidad Nacional Córdoba en 1989 hasta su titulación en 1994, cuando comenzo a producir radio en la Localidad de Villa Carlos Paz y luego en Rio IV, posteriormente comenzó como correctora de medios gráficos y digitales a día de a fecha, actualmente radicada en Catamarca.