Inicio Catamarca información ¿Qué pasó con Aníbal? Protesta por la desaparición de un perro

¿Qué pasó con Aníbal? Protesta por la desaparición de un perro

Un grupo de personas se manifestó ayer frente a Fiscalía General, por la
desaparición de un perro llamado Aníbal, que fue llevado desde su domicilio por
efectivos de la comisaría Novena. Pese a que los policías le aseguraron que
trasladarían a Aníbal a la División Canes, el perro nunca llegó a ese destino y no les
dan respuestas sobre su paradero.
Alejandra Quiroga, la propietaria de Aníbal, dijo a El Esquiú Play que “he elevado
notas al Jefe de Policía pero no tenemos aún respuestas”.
De acuerdo al relato de la dueña, el 14 de marzo al mediodía, convocó a la División
Canes de la Policía a su domicilio porque su perro, que era rescatado y vivía en el
interior de su casa, se encontraba alterado, lo que se debía a que estaba enfermo e
iba a ser ingresado a la veterinaria al otro día. En ese momento, sin embargo,
necesitaban tranquilizarlo y por eso llamó a los uniformados.
“Lo rescaté de la sarna y el maltrato. Estuve dos años trabajando con él con un
adiestrador, que justamente es un oficial de la División Canes”, indicó, asegurando
que uno de los efectivos le había dicho, antes de llevárselo, que le iba a pegar un tiro,
aunque después se desdijo.
“Tenía problemas en sus huesitos y le costaba moverse. Me sentí re mal porque
Aníbal era mi hijo y dormía conmigo. Puede ser que para muchos sea solo un perro
pero para mí es mi familia”, lamentó la mujer.
Tras eso, contó que los policías de Canes le aseguraron que nunca había sido
llevado al predio, por lo que sospecha que el uniformado efectivamente ultimó a su
perro. De todas formas, contó que pasó por un largo peregrinaje por distintas sedes
policiales sin que nadie le dé una respuesta y mucho menos, la ayude a encontrar a
Aníbal.
La mujer contó, además, que le terminaron diciendo que el can había saltado de la
camioneta, pero aseguró que esto no podía ser así porque Aníbal “no podía saltar”,
luego le dijeron que lo habían abandonado en la zona del Basural del Pantanillo,
cerca del río. “Desde ese día que hemos rastrillado con mi hijo toda la zona pero no
apareció. Lo he buscado sin descanso todos los días”.
La propietaria del animal radicó la denuncia penal para que se investigue el hecho y,
finalmente, reencontrarse con su querido Aníbal.