Inicio Catamarca información “Si con tamaña caradurez y desvergüenza pretende justificar lo injustificable y tapar...

“Si con tamaña caradurez y desvergüenza pretende justificar lo injustificable y tapar su propia irresponsabilidad»

Cecilia Guerrero, Diputada Cecilia Guerrero
Cecilia Guerrero, Diputada Cecilia Guerrero
Cecilia Guerrero, Diputada Cecilia Guerrero
Cecilia Guerrero, Diputada Cecilia Guerrero

Las declaraciones del gerente de la UDAI Anses, Fernando Capdevila, rechazando el planteo del fiscal de Estado, Carlos Bertorello, considerando que el estadio Bicentenario “es un obra cerrada por capricho” y que “las sumas de que se habla -$280 millones- son irreales”, ironizando que es “fulbito para la tribuna”, encontraron rápida respuesta desde la oficialismo.
La diputada provincial del Frente Justicialista para la Victoria (FJPV), Cecilia Guerrero, en referencia a Capdevila, expresó: “Hay algún constructor, devenido en funcionario público, que en un acto de caradurismo político y de desfachatez extrema pretende tomarnos el pelo a los catamarqueños. Porque intentar justificar las gravísimas fallas estructurales del estadio de fútbol en una supuesta falta de mantenimiento es una falta de respeto a la inteligencia del pueblo”.
Asimismo, Guerrero se preguntó “cuál es la razón por la cual el estadio no se hizo bien al tiempo de su construcción para evitar la posibilidad de que la estructura ceda?”
“Si con tamaña caradurez y desvergüenza pretende justificar lo injustificable y tapar su propia irresponsabilidad en el desempeño de la empresa como contratista del Estado provincial durante la gestión del Frente Cívico y Social, al cual le causaron grave perjuicio, es de imaginar el desastre que podrían llegar a hacer si alguna vez tuvieren la posibilidad de regir nuevamente los destinos de la provincia”, enfatizó la diputada oficialista.
Finalmente, para Cecilia Guerrero la metodología de Capdevila, “la del cinismo, no podrá servirle jamás para tapar los desaguisados con los cuales conculcaron los derechos e intereses de Catamarca, que no son otros que los del pueblo en su conjunto, aunque quieran disfrazarlos con la elegante denominación, adoptada a nivel nacional, de conflicto de intereses”.