Inicio Catamarca información Temen por la vida de una joven víctima de violencia por parte...

Temen por la vida de una joven víctima de violencia por parte de un policía

Familiares de una empleada policial, expareja de un agente de la Policía de la Provincia, informaron que temen por la vida y la salud de la mujer y su hijo menor de edad, ya que las agresiones por parte del uniformado continúan a pesar de un juicio en su contra y cinco denuncias penales por violencia y amenazas de muerte. En diálogo con El Ancasti, informaron que la víctima realizó una serie de exposiciones policiales y denunció a su expareja por las constantes agresiones verbales, físicas y hasta por amenazas con arma de fuego, pero a pesar de todo el violento continúa hostigándola.

Informaron que los dos son empleados policiales y que la primera denuncia fue radicada en sede judicial cuando estaba embarazada, aproximadamente en 2010.

“A él le abrieron un sumario administrativo y le dijeron que debía hacer tratamiento psicológico. La denuncia no prosperó porque ella pensó que se le podía dar una nueva oportunidad”, explicaron, al tiempo que solicitaron mantener en reserva su identidad para evitar represalias.

Indicaron que con el inicio del tratamiento psicológico volvieron a vivir en pareja, siempre con episodios en los que había insultos y empujones, hasta que la relación se tornó insoportable y en 2014 decidieron separarse.

“Ella se fue al interior de la provincia para tratar de poner distancia y salvaguardar a su hijo. Pero él la ubicó por teléfono y amenazó con ir a buscarla y matarla. Dimos aviso a la Policía, contamos lo que estaba pasando y afortunadamente lo interceptaron cuando iba en su auto, con el arma reglamentaria en el asiento del acompañante”, agregaron.

Sostuvieron que ese día se radicó una nueva denuncia penal y que el personal policial interviniente lo arrestó. Sin embargo, y siempre según el testimonio de la familia, el sujeto estuvo tres días alojado en la dependencia policial. Se le secuestró el arma y como sucedió tras la denuncia anterior, se abrió un sumario y se le indicó tratamiento psicológico.

Explicaron que la investigación de la segunda denuncia llevó la causa a juicio, donde el policía fue absuelto sin que se imponga ningún tipo de restricción respecto a su expareja y su hijo menor de edad. También se le reintegró el arma de fuego.

Señalaron que la pareja volvió a convivir hasta que de nuevo se tornó violento, esta vez poniendo en riesgo la integridad del niño.

“En 2016 a ella le dieron una vivienda. Se fueron todos a vivir allí. Un día ella lo vio junto a otra mujer y así supo que mantenía una relación paralela. Ése fue el fin. Ahí le tiró las cosas al patio y al día siguiente él cargó todo en un remís y se fue”, comentaron. Dijeron que comenzaron entonces los trámites para que el hombre le entregue el dinero correspondiente a la manutención del hijo. Hubo acuerdos judiciales por 27%. «Él incumplía. Entregaba lo que quería y se quejaba. Entonces se acordó que abone el 20% de su sueldo. Mientras tanto ella comenzó una nueva relación y a los pocos meses él se presentó en su casa, la golpeó y la amenazó. Intervino el novio y fue entonces cuando el violento sacó el arma, la remontó y amenazó al sujeto, a su expareja y a su hijo de 8 años», aseguraron.

Sobrevino otra denuncia por violencia de género «porque le dio un golpe de puño, frente al niñito”, remarcaron.

Como el sujeto continuó hostigándola, buscándola en su lugar de trabajo y en la calle, causándole daños a su automóvil y agrediéndola físicamente, la víctima lo denunció en la Unidad Judicial N°2.