Inicio Catamarca información Una joven denuncia que fue agredida por policías

Una joven denuncia que fue agredida por policías

Una mujer, de 18 años, informó que fue brutalmente agredida por personal de Infantería femenina y de una policía de la comisaría Séptima, la madrugada del sábado, a la salida de un boliche ubicado en Altos Fariñango. En diálogo con El Ancasti, y en compañía de su padre, explicó que ese día, aproximadamente a las 6, tras salir de un local bailable, subió a su moto con una amiga y a unos 50 metros del lugar, se le cayó el teléfono celular.

«Yo conducía, así que me detuve y cuando intenté levantar el teléfono apareció una mujer de Infantería que me dijo: “Como estás de ebria que no te podés ni parar. Bajate de la moto», explicó. Indicó que junto a otras uniformadas la policía le señaló que la moto iba a ser secuestrada. «Me agarraron del cuello y los cabellos y me tiraron en la caja de una camioneta donde había otras policías que me golpearon, aprovechando que estaba tirada en el piso», agregó.
Dijo que fue trasladada a la comisaría Séptima, y que tras ingresarla a una habitación donde había dos televisores, «otra policía me sujetó del cuello y me golpeó. Me zamarreó, me tiró contra un televisor y me caí».
Sostuvo que la golpiza se extendió por varios minutos en los cuales solicitó realizar una llamada telefónica para dar aviso a sus progenitores, sin que le faciliten la comunicación.
«Les pedí que me dejen llamar a mis padres, pero fue peor, más me golpearon», señaló.
Aseguró que aproximadamente a las 10 fue trasladada a Sanidad donde el médico policial «de lejos nomás me dijo que le muestre donde tenía los moretones y nada más». Hizo hincapié en que «en ningún momento me hicieron una alcoholemia o dosaje», y que fue «maltratada en todo momento», recordó que al momento de la aprehensión «las policías le dijeron a mi amiga que se vaya, porque yo estaba alcoholizada».
Por su parte, el progenitor explicó que no le llamó la atención que la muchacha no regrese a su casa en el transcurso de la mañana «porque habitualmente a la salida del boliche se juntan en casa de la amiga a tomar mate, y al mediodía vuelve a mi domicilio».
Sin embargo, ese sábado no regresó y no atendió las llamadas telefónicas de su padre. «A las 13.30 me avisaron de la Policía que estaba arrestada, ebria, fui a retirarla de la Comisaría de la Mujer.
Pero a pesar de que el fiscal ordenó la liberación a las 15, recién a las 22 la dejaron ir», destacó. Finalmente, informó que el sábado denunciaron a las policías «por la salvaje agresión»